Depresión en el Adulto Mayor

Envejecimiento saludable en las Américas
septiembre 12, 2021
8 de cada 10 de pacientes en UCI por covid no estaban vacunados o tenían esquema incompleto
septiembre 27, 2021

Hoy en día, debemos tomar en cuenta que somos una población en vías de envejecimiento, siendo así, que sí tomamos los datos que nos da la Organización Mundial de la Salud (OMS), encontramos que:

• Entre el 2015 y 2050, el porcentaje de los habitantes mayores de 60 años se duplicará, pasando del 12% al 22%.

Y en nuestro país:

• Actualmente unos 400 mil costarricenses son mayores de 65 años, en el 2025 se espera que sea un 12% de la población, y para el 2050 se aproxima al 25%, es decir 1 millón 300 mil adultos mayores.

Luego de analizar tales cifras es que podemos predecir que con el paso de los años veremos un aumento en el diagnóstico de enfermedades crónicas. La depresión es una las principales causas de discapacidad y contribuye de forma muy importante al aumento de la morbimortalidad. Además, es uno de los padecimientos que más complicaciones generan en nuestros adultos mayores.

La depresión se caracteriza por los siguientes factores: o Tristeza

o Pérdida de interés o placer
o Pérdida de apetito
o Sentimientos de culpa o falta de autoestima o Trastornos de sueño
o Cansancio
o Aumento de dolores crónicos
o Mayor uso de medicamentos
o Falta de concentración

Es muy frecuente encontrar en nuestros pacientes con trastornos depresivos, que se quejen de pérdida de memoria, la cual viene a disminuir aún más el ánimo de las personas. Se sabe que el riesgo de deterioro cognitivo o demencia en los adultos mayores es tres veces mayor en pacientes que sufren de Trastorno Depresivo Mayor.

En geriatría nos enfocamos en el abordaje del paciente en cuatro dimensiones, es decir se valora la esfera médica, funcional, psíquica y social de cada paciente. Es por esto que, en el adulto mayor diagnosticado con depresión, es importante analizar las siguientes áreas que pueden estar relacionadas con dicho trastorno:

• Problemas médicos:
– Enfermedades crónicas mal controladas
– Problemas de tiroides
– Déficit de vitaminas
– Enfermedades autoinmunes

• Limitantes funcionales:

– Problemas de desgaste en articulaciones – Síndromes de caídas
– Afectación o lesiones neurológicas
– Fracturas de huesos

• Factores psicológicos:

Durante el envejecimiento pueden surgir una serie de pensamientos y emociones negativas, como:

– Disminución de la autoestima – Inseguridad
– Sensación de impotencia
– Sensación de declive
– Negativismo
– Rechazo al envejecimiento

• Factores sociales o familiares

-Es común que, durante este periodo se experimenten algunas circunstancias conocidas como acontecimientos vitales estresantes, los cuales producen angustia y en la mayoría de los casos necesidad de readaptación ante la pérdida de seres queridos, falta de apoyo social, jubilación, entre otros.

Es entonces importante destacar que envejecimiento no es sinónimo de depresión. La capacidad de adaptación a los diferentes cambios que suceden en el envejecimiento se verá afectada por los rasgos de personalidad de dichos pacientes. La depresión, además de tener un impacto sustancial en la calidad de vida del adulto mayor, puede provocar pérdida de interés y del apetito que se traduce en pérdida de peso y masa muscular. La pérdida de peso y masa muscular provoca un deterioro más acelerado del estado de salud del paciente, que puede llevarlo a la discapacidad y posteriormente a la dependencia.

Por esta razón es importante, que detectemos tempranamente la depresión para que de esta manera evitemos complicaciones que eventualmente pueden incrementar la mortalidad de nuestros pacientes.

El abordaje se debe iniciar mediante la terapia con psicología, promoción de la actividad física, buen abordaje de enfermedades agudas y crónicas, promoción de la socialización y el apoyo familiar en el proceso de envejecimiento, así como la escogencia individualizada del tratamiento antidepresivo más idóneo para cada paciente. Dicho manejo multidisciplinario siempre debe de estar bajo la supervisión médica para que se cumplan los periodos recomendados de tratamiento y de esta forma procurar la resolución eficaz de los trastornos depresivos en nuestros adultos mayores, esto con la finalidad de encaminarlos a un envejecimiento digno y saludable.

Referencias
Barnes DE, Yaffe K. The projected effect of risk factor reduction on Alzheimer’s disease prevalence. Lancet Neurol. 2011:819–28.
Management of Depression in Older Adults
A Review. JAMA May 23/30, 2017 Volume 317, Number 20
Guidelines for Treatment of Major Depressive Disorder The Canadian Journal of Psychiatry 2016
Jindong Ding Petersen. Major Depressive Symptoms Increase 3-Year Mortality Rate in Patients with Mild Dementia, April 2017
Appetite and Weight Loss Symptoms in Late-Life Depression Predict Dementia Outcomes Am J Geriatr Psychiatry 24:10, October 2016
Late-Life Depression, Mild Cognitive Impairment, and Dementia: Possible Continuum Am J Geriatr Psychiatry 18:2, February 2010
Depression among Older Adults: a 20-Year Update on Five Common Myths and Misconceptions. The American Journal of Geriatric Psychiatry2017
Cognition in Major Depressive Disorder. Oxford Psychiatry Library. 2014 Depression in the Elderly. N Engl J Med 2014
J. Deví Bastida et al. /La Depresión, predictor de demencia Rev Esp Geriatr Gerontol. 2016;51(2):112–118
Aporte del Dr. Leonidas Bonilla, Geriatra.