Costa Ricans live longer than US. What’s the secret?

La vejez y la nueva CIE-11: posición de la Academia Latinoamericana de Medicina del Adulto Mayor
septiembre 6, 2021

Este artículo fue escrito por Atul Gawanda, en el redacta la historia de Costa Rica en el sector salud desde el año 1050, la entrevista fue realizada al Dr. Alvaro Salas.

El escritor indica que la expectativa de vida suele ser un indicador de ingresos del país, sin embargo Costa Rica obteneniendo una sexta parte del ingreso per capita de Estados Unidos logró tener una expectativa de vida aproximada de 81 años, esto se debe principalmente a que Costa Rica ha hecho de la salud pública una prioridad por décadas.

Costa Rica en los años 50 contaba con una tasa de mortalidad sumamente elevada, sin embargo, se inició el acceso a agua y a electricidad, seguidos de campañas de vacunación contra polio, difteria y rubeola. De igual manera con ayuda de la administración del presidente Kennedy se inició un programa de nutrición para todos los niños del país en las escuelas, logrando que la asistencia a las mismas aumentara.

El momento en que todo cambió fue en los años 70, cuando el país adoptó un sistema de seguridad social que permitió una expansión del servicio de salud, al igual que un programa de salud rural que intentaba trasladar servicios de salud a las zonas rurales. De la misma manera se identificó la mortalidad materno infantil como la principal causa de mortalidad, por lo cual se adoptaron medidas de entrenamiento médico, vacunación, logrando una disminución de la mortalidad infantil del 7% antes del primer año al 2% en los años 80.

En el año 1990 el Dr. Salas fue invitado a dirigir las politicas para el desarrollo de la Caja Costarricense de seguro social junto a 50 personas, en conjunto desarrollaron un plan de sistema universal que uniría la salud pública e individual, Se plantearon 3 elementos: primero se uniría los servicios de salud del Ministerio de Salud, junto con el sistema de la Caja, segundo, la Caja brindaría información de condiciones de vivienda, de registros médicos para guiar las prioridades del país y establecer metas y prioridades, tercero: todo costarricense sería asignado a una unidad de Equipo Básico de Atención Integral en Salud (EBAIS). Estos equipos están conformados por un médico, enfermero y asistente técnico en atención primaria (ATAP), cada equipo estaría a cargo de 4000-5000 personas.

Durante el artículo el autor describe con interes su participación en las visitas del ATAP a la comunidad y en que consiste, describe un caso en el cual asiste a valorar una paciente con Demencia Alzheimer, donde realiza la toma de signos, pregunta por su desempeño posterior a la primera colocación de la vacuna contra COVID-19 y procede en el hogar de la paciente a la colocación de la segunda dosis. El autor se encuentra asombrado al saber que los pacientes son llamados previamente por el EBAIS para indicarles el día y la hora a la cual se le colocará la vacuna.En cada una de las visitas el ATAP lleva una ficha familiar, la cual le brinda al equipo de salud primario bastante infomación como, novedades en salud, tratamiento médico que se administra, al igual que situación de vivienda del paciente. De la misma manera asiste a la Clínica de la comunidad y se asombra de la faimiliaridad que presenta el equipo de trabajo con la comunidad y de cómo integra la información obtenida del ATAP con la consulta médica.

Desde la creación de los EBAIS la muerte por enfermedades transmisibles ha caído en un 94%, Costa Rica ha logrado sobrepasar la expectativa de vida en los Estados Unidos, gastando menos en salúd pública que el resto del mundo. El autor indica que de adoptarse medidas similares en EEUU, se lograría equilibrar la inequividad presentada en ese país en materia de salud.